Wearables implantados

Introducir wearables en el cuerpo que manden señales a los dispositvos móviles, es la última tendencia en e-health. Lo demuestra proyectos como el que se está desarrollando en la Universidad de Bostón, con la creación de un páncreas biónico compuesto por un sensor que se comunica constantemente con el smartphone vía app para monitorizar los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos.

Otro ejemplo es el que se está realizando en la Universidad de Brown llamado BrainGate: “usando un surtido de electrodos implantados en el cerebro del tamaño de una aspirina para bebé, las señales neuronales pueden ser decodificadas por una ordenador en tiempo real y usadas para operar dispositivos externos”. La utilidad tanto para personas sanas (navegar por Internet con la mente, por ejemplo) como personas con movilidad reducida, como una mujer que logró mover un brazo robótico con la mente. Por ello, no es de extrañar que el fabricante Intel lo vea como un potencial de aquí a 2020.

Más información: http://ow.ly/L2eoX

Fuente de información: ConSalud.es