14184093205011

El tratamiento de la angina de pecho ha experimentado importantes avances en los últimos años a nivel farmacológico y en técnicas de recuperación del riego sanguíneo. Sin embargo, hay muchos pacientes que no responden a estas terapias y su calidad de vida se ve mermada.

Para encontrar soluciones a esta problemática, se realizan diferentes  investigaciones, entre ellas, la que dirige Pilar Jiménez Quevedo desde el Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid, publicada a principios de enero en la revista Circulation Research.

Esta investigación ha demostrado que un determinado tipo de células madre, las CD133+, pueden utilizarse en pacientes de angina refractaria. Los enfermos que había recibido la terapia conseguían una mejora tanto en la calidad de vida como en el riego a las zonas del corazón afectadas.

Para llevar a cabo esta investigación ha sido muy importante el desarrollo tecnológico que ha permitido por primera vez inyectar las células madre de forma percutánea exactamente en la zona que no tiene riego sanguíneo debido a la angina sufrida.  La reconstrucción en 3d del corazón facilita la visión para realizar con gran exactitud la inyección con el catéter y ver como se está produciendo.

En estos momentos la investigación busca financiación para poder proseguir las nuevas fases.

Más información: http://ow.ly/HHEQI 

Fuente de la noticia y la foto EL MUNDO